Buscar
  • proyectoczekalinsk

Hambre y Pan. Por Martín Maldonado

Hace un mes y 27 días que estoy comiendo solamente los alimentos de la Canasta Básica Alimentaria del INDEC. Bajé 5 kilos, me siento cansado todo el tiempo. Estoy harto, podrido, enojado y con hambre.


En el primer mes del experimento Czekalinski me quedé sin los alimentos esenciales en el día 22. A pesar de haber comido porciones muy pequeñas durante todo el mes, igual se me acabaron las carnes, las verduras, las frutas, los lácteos. Me sobraba pan y azúcar. Mi hermana ya me había advertido que la única forma de llegar a fin de mes era saltearse una de las comidas diarias (el almuerzo o la cena); o quedarse sin comida a tres cuartos del mes. Me pasó lo segundo. Los nutricionistas del equipo de investigación me renovaron un cuarto de las cantidades correspondiente y así llegué a fin de mes.


El segundo mes vino más duro aún. Me cansé de tener hambre. El hambre es una sensación constante. Es como un ardor leve con ubicación precisa, justo en la boca del estómago. Siempre ahí, siempre. No duele (al menos a mí no me duele), pero es constante, está siempre, presente, implacable. Es como si alguien estuviera su dedo todo el tiempo apretando tu panza. Con hambre te faltan energías y no te dan ganas de hablar con las personas. Con hambre tenés ganas de que el día termine rápido, pero te acostas en la cama y no te podés dormir. ¿Qué hacer?


Recurrir al pan.


Tengo 7kg de pan francés al mes y 7kg de papas. El pan es accesible, barato en relación a otros alimentos y práctico en lo cotidiano. Siempre hay pan. Cansado de tener hambre entonces recurrí al pan y comencé a comer pan a toda hora, cuando tenía ganas, porque sí. Y el placer duró menos de una semana. A solo una semana de empezar a comer mucho pan ya me siento peor que al principio. El pan te seca la boca, estás todo el tiempo produciendo más saliva, con la boca seca. También te seca el estómago y vas muy poco al baño (constipación le dicen). El pan te da mucha sed, tenés que tomar agua todo el tiempo. Dicen también que es porque las harinas siguen chupando agua aun estando dentro de tu cuerpo… Dicen. Hoy no tengo ganas de buscar referencias científicas ni datos de internet. Estoy enojado. Hagan sus cálculos. Mucho pan que hincha, agua que se retiene y pocos viajes al baño. Conclusión, te hinchas como un sapo. En eso ando ahora. Hinchado como un sapo. Enojado. Y con hambre.


Sin embargo, el tema central, evidentemente, no soy yo. Hacemos esto porque a nosotros sí nos ven, sí nos hacen entrevistas, sí salimos en la tele. Y entonces aprovechamos eso para amplificar la voz de los que tienen hambre en Argentina. Así al menos lo explicó Claudia Albretch una científica del CONICET con mucha cabeza y más corazón.


En Argentina hay 15.908.712 personas que tienen esta relación cotidiana con el hambre. Y vos no lo sabías. 16 millones de personas que te lo tratan de decir, pero vos no sabés escucharlos, perdiste la capacidad de escucharlos. Te lo dicen en la escuela, te lo dicen en el ómnibus, te lo dicen en la calle, te lo dicen en la tele, te lo dicen por todos lados. Pero vos ya no escuchas, porque a vos te están pasando otras cosas.


Dentro de ese grupo hay otro que está aún peor. Son 3.460.280 argentinos y argentinas que ni siquiera alcanzan a comprar esa canasta tan deficiente que propone el gobierno y que llama Canasta Básica.

¿Cómo hacen esos 16 millones de personas cuando se les acaban los alimentos al día 22? ¿Cómo hacen con esa presencia del hambre constante en sus bocas del estómago? ¿Ya se han acostumbrado? ¿Puede uno acostumbrarse a tener hambre? ¿Cómo vivís con hambre? ¿Cómo reaccionas ante un problema cuando tenés hambre? ¿Cómo te relacionas con otros cuando tenés hambre?


Y peor aún… ¿Cómo hacen quienes tienen hambre cuando ven a sus hijos con hambre? Eso sí me desespera. Me violenta. Niños con hambre es algo que me enoja mucho, me pone muy violento. ¿Y sabías qué? Son muchísimos los niños y niñas que sufren hambre en Argentina.

Niños con hambre, no escribo más. Me enojé demasiado.


0 vistas

+543512299478

©2019 por Proyecto Czekalinski. Creada con Wix.com