Buscar
  • proyectoczekalinsk

Canasta Básica

Canasta Básica

¿Por qué el tema de hoy?

Responde a generar el compromiso teórico y político de no desvincular los modos de pensar la pobreza y nominarla, de los modos de intervenir sobre ella (ya sea en nuestras investigaciones y/o prácticas profesionales).

¿Qué es?

“La canasta básica alimentaria (CBA) es una lista de 59 alimentos seleccionados para cubrir los requerimientos calóricos y proteicos de un varón adulto de 30 a 60 años, de actividad moderada (considerándose a la mujer con un valor de 0,76 de este adulto equivalente). Estos alimentos y sus cantidades respectivas, fueron seleccionados en función del consumo habitual de alimentos de un grupo de personas en determinado lugar, según la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares (ENGHo) realizada en el 2017/18.”

A partir del valor de esta canasta básica alimentaria se determina el de la Canasta Básica Total (CBT), constituida por los ingresos necesarios para cubrir las necesidades básicas de una persona o grupo familiar. Los valores de ambas canastas (CBA y CBT) se utilizan para determinar, respectivamente, las denominadas línea de indigencia (LI) y línea de pobreza (LP). Es por esto que un hogar podría tener varias de las necesidades insatisfechas y aún no ser considerado pobre si su ingreso se encuentra por encima de la línea de pobreza, es decir si alcanza a cubrir el valor de la canasta básica alimentaria.

¿Con qué objetivo se creó la Canasta Básica?

La CBA no ha sido diseñada como propuesta de consumo para ningún grupo particular, sino que pretende indicar la cantidad de dinero mínimo que una persona/familia necesita para alimentarse durante un mes y por ello los alimentos que la componen son representativos del grupo del cual forman parte.

Entonces, si la canasta no fue diseñada para ser consumida, ¿por qué en esta investigación, los voluntarios consumen exclusivamente esos alimentos?

Al ver la repercusión en el organismo (estado nutricional) de las personas que consumen GAPA (guías alimentarias para la población Argentina), en contraste con el estado nutricional de los voluntarios que consumen la lista hipotética de la Canasta Básica Alimentaria, buscamos transmitir la importancia de concientizar sobre la correcta preservación del estado nutricional de la población en general.

Aunque estuviese resuelta la principal crítica de la canasta, en términos de acceso económico a un grupo de alimentos de mejor calidad nutricional, aún así no garantiza lo anteriormente mencionado (preservación del estado nutricional) ya que un factor clave es la correcta selección de alimentos, que solo se la asegura con políticas públicas que incluyan Educación Alimentaria Nutricional transversales hacia toda la población y sobre todo desde edades tempranas.

Entonces hay algunos aspectos factibles de ser cuestionados:

Desde un enfoque meramente biológico Rowntree a principios del siglo XX definía la situación de “pobreza primaria” como las familias cuyos ingresos totales resultan insuficientes para cubrir las necesidades básicas relacionadas con el mantenimiento de la simple eficiencia física (supervivencia). El hambre (no cubrir lo mínimo para la supervivencia) es la postal más notoria de la pobreza. Sin embargo es necesario preguntarnos si la carencia/privación que existe en la pobreza es de solo de dinero ya que así sólo garantiza reproducción física o biológica. Los ciudadanos ya sean ricos o pobres sin libertad política, sin posibilidades educativas, sin posibilidad de gozar del derecho a la salud y a los alimentos, de una vivienda, están privados de un componente básico del bien vivir.

La pobreza es un problema social, de fabricación humana por lo cual es necesario dar cuenta de la pobreza como PROBLEMÁTICA MULTICAUSAL.

Es evidente que sería imposible establecer con precisión los “requerimientos nutricionales mínimos” debido a que existen variaciones significativas de acuerdo con los rasgos físicos, las condiciones climáticas y los hábitos de trabajo, entre misma región y diferentes grupos. Sumado a esto es fundamental destacar que los seres humanos comemos alimentos/comidas y no nutrientes, por ende para convertir los requerimientos nutricionales mínimos en requerimientos mínimos de alimentos, es necesario considerar la cultura como un elemento de base.

Justamente en este punto es donde la Canasta Básica Alimentaria atenta contra el acceso desde lo económico, hasta distintas aristas de la nutrición como la Ley de Adecuación, el acceso cultural por no respetar el carácter individual de la alimentación y contra el derecho a la alimentación por partir de que el alimento es un bien de comercio.

Estos instrumentos pretenden tener neutralidad valorativa cuando en realidad no la tienen, ya que el objetivo que persiguen es «medir» para actuar/intervenir desde afuera, detrás de cada medida hay un concepto analítico vinculado a una determinada conceptualización de pobreza.

Para los pobres, hay una acción constante de búsqueda de equilibrio entre diferentes conjunto de necesidades, es una acción de balanceo que nunca funciona.

La pobreza es un estado de necesidad en el cual no hay libertad, donde permanentemente se debe decidir cuáles necesidades quedarán insatisfechas. Algunos cortarán aspectos asociados a la vestimenta para asegurar comida adecuada, mientras otros se conformarán con una dieta monótona priorizando otros estándares más visibles de la vida.

“La pobreza humana es más que la mera

pobreza de ingreso, es la negación de opciones y

oportunidades para vivir una vida digna”

0 vistas

+543512299478

©2019 por Proyecto Czekalinski. Creada con Wix.com